ANTECEDENTES


http://bibliotecas.uacam.mx/modulos/paginas/archivos/97/files/FOTO+BIBLIOTECA+CENTRAL.jpg

Desde la inauguración de la Universidad del Sudeste, actualmente Universidad Autónoma de Campeche, en el año de 1965, la Biblioteca y Hemeroteca de la misma iniciaron sus actividades, llevando el nombre del Lic. Enrique Hernández Carvajal. Cuando, a partir de los años noventa, la Educación Superior se ve involucrada en un proceso de transformación, la Universidad Autónoma de Campeche fortalece la infraestructura bibliotecaria, para ofrecer a la comunidad universitaria una herramienta moderna para el desarrollo del conocimiento. 

De este modo, el 15 de noviembre de 1995, se reinauguraron las instalaciones de la Biblioteca Central “Lic. Enrique Hernández Carvajal”. El cambio abarcó no sólo la ampliación física del edificio, sino mobiliario adecuado para bibliotecas; además de ofrecer servicios modernos al usuario como la estantería abierta y la consulta automatizada del acervo bibliográfico. El 5 de agosto de 2003, fue inaugurada una nueva biblioteca central de la Universidad Autónoma de Campeche, con el nombre de “Gral. José Ortiz Ávila”. 

Este nuevo edificio significó un gran cambio en los servicios bibliotecarios de nuestra institución, por el incremento y actualización del acervo y la conformación de espacios especialmente concebidos y diseñados para favorecer la consulta y la capacidad de atención de 608 usuarios simultáneos en las diversas modalidades de consulta. Además de contar con un servidor, 89 terminales en las salas de cómputo, 12 para consulta del catálogo bibliográfico electrónico en línea, e instalaciones para conexión de red inalámbrica. 

Al presente, con el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, la posibilidad de consulta no está limitada al acervo físico y a la búsqueda en la web; la Universidad Autónoma de Campeche cuenta con una biblioteca virtual que consiste en la consulta de bases de datos, revistas y libros, en línea, especializados, científicos y actualizados, así como un departamento de recuperación de documentos. 

Todas estas herramientas tecnológicas y las tradicionales son necesarias para éxito del actual modelo educativo de nuestra institución, flexible basado en competencias.